Buscar
  • Demy López

Humanizando los puestos de trabajo



El pilar de las empresas que se convirtió en una sabiduría convencional (teoría o creencia aceptada por la sociedad), fue la creación de organigramas para darle orden a la empresa, departamentos y procesos, y, por consiguiente, la descripción de puestos.

Todos estamos familiarizados con este término, cada posición dentro de las empresas se espera que tenga un título, una responsabilidad específica, objetivos que midan el rendimiento y productividad y actividades definidas. Las descripciones de puestos más profesionales, incluso hablan de cómo ese puesto se puede o debe relacionar con otros puestos o departamentos.

Por mucho tiempo, esta práctica convencional, nos ha ayudado a resolver los retos de la empresa. Pero también, tenemos que recordar, que el inicio de la revolución industrial, marcó la pauta de lo que serían las primeras empresas: las industriales.

En ese camino, yo entiendo perfecto que lo que necesitábamos era definir un proceso porque el corazón de nuestra empresa, era la estandarización de nuestros productos.

Con la evolución de la tecnología, hemos visto como se robotizan muchos trabajos del ser humano. Y no me van a dejar mentir, pero la tecnología ha probado ser mucho mejor que nosotros en muchas habilidades duras, enfocadas en estandarizar, eficientizar y seguir un proceso. Y más que debatir sobre si las máquinas nos quitan nuestros trabajos o no, creo que es momento de ver la gran oportunidad que tenemos enfrente como seres humanos y profesionistas: desarrollar y explorar nuestras habilidades humanas en nuestro ámbito profesional.

Y aquí es cuando introduzco el término que tanto entusiasmo me trae, el job crafting, o la personalización del trabajo. Este término no es más que un desafío a la creencia de que los puestos de trabajo deben de definirse como un proceso y más una invitación a diseñar posiciones humanas.

Si cómo seres humanos sociales, no necesitamos un manual para interactuar: ¿Por qué necesitamos un manual para trabajar?

Y ojo, repito lo que comenté en la frase en azul, entiendo que cuando hay que realizar un trabajo que requiera estandarización, el proceso de fabricación es elemental. Por lo que cuestiono a todas las empresas y áreas especializadas en áreas humanas, sociales, de servicios y comerciales.

El job crafting, es el rediseño de tu puesto de trabajo para fomentar tu satisfacción, compromiso, resiliencia y el crecimiento en tu trabajo.

Esta personalización, nos permite que los colaboradores se sientan realmente motivados de crear su trabajo para que embone mejor con sus motivaciones, fortalezas y pasiones.

Existen tres formas de “personalizar tu trabajo”:

  1. Cambiando el propósito. Los colaboradores cambian su percepción sobre su ocupación, tarea o responsabilidad que desempeñan, para sentirse alineados a un objetivo más grande que solo ir a trabajar. Por ejemplo, una mucama de un hotel, no “limpia habitaciones”, se encarga de que los viajeros vivan una experiencia placentera.

  2. Cambiando las interacciones. Los colaboradores conectan con otras personas en su trabajo para aprender más y dar más valor. Por ejemplo, un chef sale de la cocina a hablar con los clientes para tener una retroalimentación directa de su trabajo.

  3. Modificando actividades. Las personas agregan actividades que no son parte de su trabajo para sentirse más satisfechos. Por ejemplo, un chófer de autobús que le da tips a las personas sobre los lugares en donde se bajan.

Al final, personalizar tu trabajo, significa darle un sentido a lo que haces, que se alinea a tus valores y personalidad. El uso del job crafting tiene que hacerse de forma espontánea y no impuesta a cada persona.

Más que una implementación, el job crafting es más un estilo de gestión y apertura de la empresa para permitir que los colaboradores de todas las posiciones jerárquicas, puedan sentirse que el trabajo es como un sastre que adapta el puesto a ellos y no que ellos se tienen que adaptar a un saco diseñado para alguien más.

Recuerda que trabajamos con seres humanos y no con máquinas, así que en la medida de lo posible, vamos a humanizar estas descripciones de puestos.

Si te interesa adoptar el job crafting dentro de tu puesto, departamento o empresa, no dudes en contactarme, tengo talleres y servicios que lo harán posible.


Demy López Avila


Entusiasmada en crear profesionistas y empresas que generen valor y se sientan orgullosos de lo que hacen en su entorno y por quienes los rodean.


Conoce más sobre mí aquí.


42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 Demy López | Venciendo el Síndrome del OMT